Llevamos ya semanas viviendo en la “nueva realidad” (aunque no sepamos muy bien qué significa esto) y estoy segura de que tú también tienes sentimientos encontrados.

Por un lado, está la alegría obvia de volver a estar con los tuyos y poder dar largos paseos a cualquier hora del día. Pero por otro, el sentimiento amargo de saber que nada es como antes.

Algo similar le puede estar ocurriendo a muchas pymes y proyectos profesionales. Pero con una gran diferencia.

Ellos sí que tienen una hoja de ruta que seguir.

Y es que para muchas pymes volver a la “nueva normalidad” ha sido, en realidad, como volver a una situación diferente a la que dejaron.

Las personas hoy esperan recibir servicios digitales de las pymes y marcas que consumen. Lo que antes era una tendencia hoy es una demanda

Puede que, si eres dueño o director general de una pyme, esta situación te haya pillado fuera de juego. Pero te diré algo: esta realidad no es nueva.

Antes de esta situación de emergencia sanitaria gran parte de tu cliente ideal ya estaba 100% adaptado a un mundo digital. Lo que ha sucedido a consecuencia del COVID-19 es que los que todavía no se habían adaptado, lo han hecho rápidamente porque ha sido gracias al ecosistema digital que han podido sobrellevar esta crisis.

En este artículo te explicábamos con detalle cómo han cambiado las tendencias de consumo durante el confinamiento y por qué muchas de ellas han venido para quedarse.  

Nuevos hábitos de consumo y por qué tu pyme debería reaccionar cuanto antes a esta nueva situación

Según la 3ª oleada del I Barómetro COVID-19 y Marketing (realizada por Good Rebels y la Asociación de Marketing de España) los nuevos hábitos de consumo que las personas han desarrollado durante el confinamiento van a permanecer, al menos, por un largo tiempo. 

Si estás al frente de una pyme seguro que te interesa saber que, junto a estas nuevas tendencias de consumo, aparece el concepto “home-driven marketing”: crear y dar a conocer productos y servicios pensados para ser consumidos en el hogar.

Y hay varios factores que impulsan esta nueva tendencia (no solo las regulaciones sobre seguridad e higiene que afectan directamente a determinados sectores): 

  • El aumento del desempleo obligará a la creación de nuevos modelos de negocios y proyectos emprendedores. 
  • El establecimiento de una conciencia ecológica global como tendencia afectará en la manera que nos relacionarnos y que trabajamos, creando una menor dependencia sobre la presencia física y la demanda de recursos materiales.

Y si tengo una pyme, ¿cómo debería adaptarme a esta situación sin ver afectada mi facturación en el medio plazo?

Según el mismo estudio al que hacía antes referencia, estas son las previsiones de aumento de inversión de las pymes en marketing digital durante los próximos 6 meses:

  • El 50% en comercio electrónico, entendido como todo el proceso previo y posterior a la venta (no únicamente la creación de una tienda online).
  • El 50% en redes sociales (puesto que es ahí donde están los potenciales clientes).
  • El 48% en content marketing (tu cliente ideal espera que le aportas valor y no únicamente que le vendas).
  • El 47% en CMR (gestión de las relaciones con clientes). 

Y los ámbitos en los que descenderá la inversión son:

  • El 60,8 % en influencer marketing.
  • El 41,2% en marketing programático.

Estos datos deberían ya darte una idea sobre los planes a corto plazo de los directores generales de las pymes españolas: la digitalización (o superdifitalización) de sus negocios.

Las principales estrategias de marketing por las que están apostando son:

  • La optimización de sus canales digitales para aumentar el tráfico.
  • La atención al cliente y la creación de experiencia únicas en respuesta a las expectativas de su cliente ideal. 
  • La mejora de su logística.
  • La optimización de la ratio de conversión.
  • La ciberseguridad.

Por si aún tenías alguna duda respecto a cuál debe ser la nueva normalidad de tu pyme, con este artículo espero que haya quedado claro que pasa por la digitalización.

Las pymes y proyectos que no sean capaces de ofrecer un buen servicio digital a sus clientes, les será prácticamente imposible remontar sus negocios en el medio largo plazo

Por suerte, casi la mitad de las pymes que participaron en esta encuesta digitalizaron su negocio durante el confinamiento.

 ¿Has sido tú una de ellas? ¿Cuáles son las mayores dificultades a las que te estás enfrentando durante este proceso de digitalización?

Leave a Reply